Dialogo en original (español)

Niña: Mami… ¿y Francesca? ¿Dónde está? ¿Dónde la dejé?

 Francesca:¡aquí, aquí!

N: ¿quéee? ¿qué es eso?

 F: Aquí! Aquí estoy!

N: ¿Fran? ¿Eres tú?

 F: ¡Sí, soy yo!…si… a veces soy Fran….

N: no lo puedo creer ¡Fran!

F: cierra la boca querida… ¡qué ironía! Porque en verdad vas a necesitar cerrar la boca por diferentes razones… Tu mami te dará muchos consejos aunque… llegarás a tu cumpleaños 26 y hasta entonces concluirás que ese consejo es, incluso, favorable.

Bueno, quizás esta cabecita tuya es más penetrable de lo que pensarás.

Con un papi muuuuy imaginativo –hipocondríaco- y una mami sobreviviente, pues… quedarás justo a la mitad, absorbiendo todo.

Incluso con el tiempo harás una lista de las penas que flotan sobre tu cabeza:

– qué pena que te muerdas las uñas

– qué pena que cortes tu cabello

– qué pena que no uses zapatillas

– qué pena qué ya no vayas al gimnasio

-qué pena que fumes, comas, bebas

-qué pena que Gerardo ya no venga a casa

Es gracioso porque la única pena para ti es: no saber escuchar

Algún día tu papi dejará de decirte que eres bonita. No te afliges pues para entonces ya sabes que él está perdiendo la vista…. De hecho tú también. Por favor, no dejes que sea tu mami quien escoja el modelo de tus primeros anteojos.

Estando en la secundaria, a los 14, te romperán los lentes por segunda vez. Te los quitarás y entonces te darás cuenta de la verdadera forma y color de tus ojos. 

Cortarás, muy cortito, tu cabello. Lograrás un estilo masculino que no te sienta bien pero tampoco te arrepentirás. Irás dejando la etapa en la cual ocultas tu cuerpo en ropa holgada ¡ya es inevitable! Tus senos son más grandes que los senos de tus amigas y ellos, Efrén principalmente lo notará ¡es tan obvio!

Aunque será Tomás quien te aclare la duda sobre el color de los labios y los pezones, y no. No es el mismo. Tampoco serán un par de senos como los míos… pensándolo bien: no tendrás algún parecido a mí. No te importa hasta ese momento porque estás fascinada con mí sonrisa. Sin embargo, tu querido Gerardo será quien no entienda que no pretendes ser una muñeca sino fascinante; y lo siento mucho porque eso te dolerá.

Al mismo tiempo él disfruta ver tus pestañas: cuando escribas, mientras duermas, quizás cuando maneje, por supuesto cuando se miren; cuando mires a alguien más. Notarás que las pestañas se caen justo después de que él se vaya. Tu sonrisa también cambiará pues, unos días después, el doctor coserá tus dientes…. Pero es sólo una mala racha. Un par de meses nada más. 

N:¿? Mamáaaaaaaaaaaaaaaaaa!! la Barbie está hablandoooooo….pero no la entiendo!! ¿y mi diccionario?


Advertisements

Sentido del gusto.

Gusto:

-m. Sentido corporal con que se percibe el sabor de una sustancia soluble. Sabor. Placer, deleite. Voluntad propia. Facultad y manera personal de apreciar lo bello o lo feo. Capricho, antojo.

Gustar:

-intr. Agradar, parecer bien algo a alguien. Desear, sentir afición. Degustar, sentir el sabor en el paladar. Probar, experimentar.

Queridos otros:

Es posible que si ustedes están leyendo esta carta es porque las cosas ya valieron madres para nosotros. Pero bueno… en caso de que anden buscando al cuerpo (humano), aquí una recomendación que les facilite la identificación entre tanto bulto.

¡Chupen!

Intuyo que su sentido del gusto es mucho más amplio al de nosotros, quizás como de 48 sabores distribuidos en una lenguota, o ¿será se han quedado únicamente con los aromas? nada solido ¡ah! ¿y la cerveza romulana? Ojalá que si exista y no sea nomás un invento de los freakies esos…

Regresando.  Creo que saborear es un buen inicio en el reconocimiento del cuerpo; ese impulso de llevar todo a la boca es ¡tan humano! Como especie y como individuo. Algunas veces embelesantes otras fatales pero de eso se trata ¡Inténtelo! …bueno, primero escojan a uno para que lo haga…

El gusto y la tradición por guisar la comida es importante para distinguirnos como humanos, y ¡qué decir de los mexicanos! aunque irónicamente muchos comemos mal. Si saborean un cuerpo así como grasocito, dulcezón, pero exasperante, picosito; es posible que hayan probado a un mexicano promedio. 

Es el año 2011. Nos regimos apenas por seis sabores diferentes -en realidad hay todavía  incertidumbre si en verdad son seis… pero bueno- Apareció primero la sal, luego las especias y la azúcar; es decir: salado, amargo, agrio y dulce, la clasificación predominante hasta entonces. Si muerden un poco, podrán degustar de nuestro sabor a umami y al graso, los sabores ¡Yumi, yumi! ¡Qué bueno está esto! ¡Delicioso! Quizás la primera y la más común de las divisiones culturales se den en estos sabores: la oriental y la occidental.

No me refiero a que el sabor umami sea exclusivo a Japón, o que el graso sea oriundo de Estados Unidos por decir algo; sino que, entre sus platillos más populares ambos sabores son dominantes. No es sorprendente que una sopa de algas marinas haga preguntarse ¿a qué sabe esto? Y entonces ¡pum! A umami científicamente comprobado. Lo mismo con una hamburguesa y el sabor graso…. Y sin necesidad de un paladar sensible.   

El umami y el graso -sabiéndolos usar- pueden mejorar, distinguir o potencializar algunos sabores en la búsqueda de “MÁS”. Incluso podrían ser dos maneras diferentes de comprender su respectivo capitalismo. Son sabores ¡para chuparse los dedos! Les digo ¡Nuestra onda es la chupadera!

Nada más cuídense del “síndrome del restaurante chino”, las jaqueca y nauseas que puede causar el sabor umami del cerebro. Aguas con el aumento en los triglicéridos debido a la grasa que hay en las vísceras o en las extremidades; o con la presión sanguínea por la sal de nuestra la piel; peor aún, cuidado con que les suba el azúcar por lo dulce de la sangre. Váyanse con cuidado con los amargos y los ácidos por aquello de la gastritis…. Aunque, estos pueden servirles desde el incio para saber si nosotros somos tóxicos a su paladar… creo que debí decírselo antes.

Si lo que probaron fueron mexicanos y aún no han convulsionado, se me ocurre aprovechar su virginal sentido del gusto para regresarnos a la acción inicial de introducir algo en el cuerpo e ingerirlo. Y quien mejor para esto que Alonso Ruvalcaba:

De entrada –la coca-. Nulifica esas células que cubren el área de la nariz, neuronas que no están en el cerebro… nos hacen comprender que un vino no sólo es dulce sino que sabe a chabacano, a una fruta deliciosamente seca en el invierno, a guayaba, a higo. Después propicia la liberación de dopamina (la sustancia que asociamos con la felicidad y el placer) y acelera el pulso; te hace sentir excitado, inquieto, ansioso. Tus reflejos se aguzan, se traba la mandíbula, duele la cabeza… se dilatan las pupilas. Eres sumamente capaz de la concentración (leer poesía es un ejercicio revelador) y de la conversación argumentada… Una sesión espesa de coca, un viernes, significa también un sábado sin dormir. Otro problema interesante es el del sexo; la coca puede despertar la erección o disparar la lubricación vaginal pero, por otro lado, impedirte alcanzar un orgasmo. Es difícil querer excitarse si no hay en el futuro la posibilidad de venirse… Otro probable efecto es la adicción y lo que ella puede implicar: desesperación y, ya que es un hábito particularmente caro, bancarrota –incluidos  ustedes-. Inquietud, paranoia, alteraciones del ánimo, irritabilidad y alucinaciones auditivas… -en estás alucinaciones ¿qué verán ustedes? ¿A dios? ¿a nosotros como los otros?- Ya que la coca le manda un estricto mensaje de acelere a tu cuerpo, es sabio no contradecir ese mensaje.

-Con la mota- los ojos se irritan, las pupilas se dilatan, el ritmo cardiaco se acelera, se seca la boca. El tiempo parece detenerse, la música suena nitidísima, prístinamente clara, literalmente alucinante –tanto que, en efecto, las notas se ven, adoptan formas inexplicables, en un lapso de la llamada sinestesia. Hay receptores cannabinoides en partes del cerebro dedicadas al placer, al pensamiento, a la concentración, a la coordinación de movimientos. No te sorprendas si cualquiera de esas áreas resulta afectada: todo te mata de la risa, eres capaz de concentrarte en un punto de la pared durante muchos minutos, te vuelves torpe. En la conversación puedes decir algo infinitamente revelador, y olvidarlo minutos después. O darte cuenta de que era un montón de patrañas. El tacto se multiplica muchos miles de veces –masturbarse en mota, sobre todo si la mano es ajena, puede ser apabullante–, el gusto –todo sabe delicioso– y el hambre también. Es probable igualmente que haya alucinaciones leves o engaños de la memoria -¿qué tal que se olvidan a que venían?-. Es una droga introspectiva, a la que hay que dejar hacer su trabajo… que procures llegar a tu primer viaje sin demasiadas broncas extra, asuntos domésticos o escolares o laborales –o en este caso inter-espaciales –  que puedan malviajarte cuando tu sensibilidad se haya exacerbado, y, en el caso de que en efecto haya un malviaje, te lo lleves con paciencia: se pasará en un ratito.

Esto se los pongo porque igual y ya estando en el planeta Tierra y en México pues… son casi casi, usos y costumbres. La cocaína y la marihuana ¡son tan humanos! ¡tan mexicanos! Lo mismo que hablar de la muerte o de la comida…. Y sí, aquí todos se relacionan.  

En todo caso, ya sea desde el umami o la marihuana, siempre es bueno tener cerca una botella con agua simple  …. Ojalá que ustedes no sean de esos que la pura agua los mata  ¡por cierto!

En breve. Somos como una bolsa con consomé de barbacoa con maciza… hasta se me hizo agua la boca.

Bueno espero que estás recomendaciones sen de utilidad en su búsqueda ¡buena suerte! Y ¡buen provecho!

Es viernes santo. Estoy a diez minutos del jardín Cuitláhuac sólo es necesario que atraviese  el bosque. Iré a la representación típica de la crucifixión, ya hablaré con alguien y tendré materia para la crónica.  Aún es temprano. El mini-supercito de mi casa está abierto, voy por una botella de agua y emprendo la marcha. Salí con un café americano y me senté en los escalones nomás a ver quién pasaba.

La primera familia entra: mamá, papá, bebé, hijo, hija, hijo, hija grande, hijito, hermana. Es decir, ocho vasos, una mamila y un chesco de 3.3 litros ¿alcanzará? –¡noooo! ¡tú llévate eso ándale!– lo que el papá quería decir: sí alcanza, porque para mí solito una coca de a litro. Los chamacos no más magullaron.

Vuelvo a sentarme en los escalones. Es la 1pm. De seguro ya están afuera las canijas víboras. Sí, era como esta hora cuando las vi…aunque igual y hoy sienten todo el desmadre y se meten temprano ¿por qué si han de sentirlo, no? el peso, el runrún y más al rato: los llantos. No por ser audaces serán mensas las pobrecitas viboritas, todas escuálidas… pero pues si están re feas y luego corretean a la gente…aunque a eso van ¿no? a correr ¡en chinga! Aquella vez yo si le corrí aunque no me perseguían.

El sol está bien recio y con tanta radiación….está cabrón. Y luego van a los chavitos caminando descalzos imitando a sus papás, aprendiendo eso de pagar mandas a Jesús Cristo…está onda en Iztapalapa lleva más de 160 años, y la onda mayor ocurrió hace como 1944 años –si la lógica no me falla-  no puedo pensar en actos de fe sino en: El gran ¿y qué? De Woody Allen. No entiendo bien a qué se refería pero tampoco entiendo la religión.

Tengo la sensación de que no viene tal cantidad de gente como dicen en la tele –…pues hasta eso ha estado tranquilo, o sea, sí han venido señoras pero para la comida. Antes venían por aguas bueno más bien por cocas y bimbo para los sándwiches. Una vez la delegación regaló narajas y bolsas con agua, pero decían que sabía rara pero ni modo hacia un buen de calor…aunque ¡fíjate! siempre que lo están crucificando (chasquido) ¡qué llueve!– Entonces, según la señora, en esta ocasión también: los diplomáticos y los polis a pleno rayo del sol esperando la tradicional lluvia.

Mientras, los de la delegación implorando a Dios para obtener el título de patrimonio intangible de la humanidad ¿Y el cerro? ¿Quién reza por él ante el creador? ¿quién, Clara Brugada? La crucifixión aventajando a la ceremonia del fuego nuevo ¡claro! El equinoccio de primavera, la cueva de Hernán Cortés, el meteorito, los ovnis; el panteón, los paracaidistas, los no paracaidistas, las antenas (no sé de qué); el deshuesadero y la agricultura…. Pues viéndolo bien, el cerrito si es un negocio atractivo. Digo, si todo esto lo lleva a ser: un lugar sin ecosistema natural, reforestado con eucaliptos –lo que es una plaga por cierto- y extinguiendo las coníferas, pues sí debería ser un muy buen negocio.

La segunda familia entró al negocio principalmente por los alaridos de la hija. La morrita de 4 años -quizás menos- sabe cómo hacerse escuchar y, sobre todo, tomar decisiones. Si quiere sabor manzana, pues manzana será. La mamá, joven y aburrida de serlo, ni se agobia. Estaría bueno que los papás fueran sorprendidos por una viborita, un malandrín, o un milagro que los reviva!!

Entonces, hace mucho tiempo alguien dio su vida para salvar a la humanidad incluidos los aburridos pero sobre todo: a los vigorosos que en viernes santo salen del hospital a seguirle latiendo con gusto… mi madre será dada de alta por la tarde.

Ya el cuasi patrimonio de la humanidad será para el próximo año; ha pasado casi una hora y sigo aquí, sentada. Creo que no quiero ir… de seguro las víboritas están allí asoleándose bocarriba.

-seño ¿Cuántas cervezas son un six? ¿cuatro o seis? Me regala una bolsita. Una, dos, tres… ¿Cuánto es? Una, dos, tres… tres, cuatro… una, dos, tres. A ver ¿Cuántas van? [nota al lector: no diré nunca la dirección de la insolente seño que vendió cerveza en viernes santo] ¿Es posible que a este enclenque hombrecito le baste con bebérselas y no perder tiempo en matemáticas aplicadas? –seño pues esto es lo que traigo, a ver ¡cuéntele!…– yo también quiero una, así bien muerta. Voy a manejar con mi madre recién operada –ya ni la friego- sólo una pues. Mientras el borrachín se alejaba, la bolsa se le rompió y las seis ¡sí, el six completo de modelitos rodo por doquier! –chin, tanto que le costó meterlas en la bolsa-. Jadeante: una, dos, tres… otra vez. No le quité la mirada porque igual y dejaba alguna por allí tirada…

¡ah! Seño ¿qué día es hoy?-exaltada pregunté- Viernes, viernes santo –con voz solemne y rostro gemebundo lo repitió como cuatro veces…. Bueno no,  pero fue como un eco porque bien que recibió la morralla del borrachín y ahora quesque viernes santo. –sí, pero ¿qué día es de número?-¡Ahhh, Ya! -más relajada- 22, es 22.

¡Hoy es la proyección de nuestro video erótico en el cine Nacional! Vale madres…. O sea, le piso a fondo para ir por mi má, la traigo a casa, platicamos, sonreímos, preguntamos, abrazamos, la acojino y me pelo al centro… así ¡al chile! Qué me voy a andar bañando si ya es re-tarde ¡Ah! La crónica….si bueno… las cabronas víboras de seguro ya están afuera.


Esquema del cuerpo según la confianza.

Confianza que puede derivar en dos caminos, irónicamente, contrarios:

1.- Es aquella esperanza firme que se tiene de alguien o algo. De la que se valen las religiones.

2.- Seguridad que alguien tiene en sí mismo -en alguien o algo-. Aquella que en algún momento permite el avance de la ciencia. Cuando se cuestiona- pacta-cuestiona-pacta lo aprendido.

 ¿En cuál de ellos tener más confianza?… no sé sabe.

En la situación de México, pareciera que el cuerpo: social, político, emocional, espiritual, cultural, sexual, fisiológico, laboral, económico, institucional; necesita de ambas confianzas. Una ya no es suficiente. Por lo cual el esquema necesita dividirse en confianza #1(fe) y confianza #2(predicción), entendiendo que si ambos esquemas se cumplieran, entonces la muerte vendría por pura naturaleza.

Veamos.

Confianza #1.

Partes del cuerpo en las cuales se confía -religiosamente- que dios salvará pues el desgaste, mal uso, descuido, genética, podrían causar mi muerte.

Son aquellos órganos o fragmentos que en algún momento dado permitirían la extensión de “otro” cuerpo dentro el mío, es decir, se solicitarían para ser trasplantados.



Confianza #2.

Partes del cuerpo que, según su comportamiento durante 26 años, han brindado bienestar o por lo menos no malestares médicos considerables. Aquellas partes que permitiría extender mi cuerpo en otro después (¡claro!) de firmar la tarjeta: vivir es compartir.

Sin embargo ¿dónde y cómo entra la razón?… En el tiempo quizás. Ambos esquemas pretenden, intrínsecamente,  responder lo siguiente: 

   ¿cuánto se extiende el cuerpo?

¿qué es un cuerpo normal?

¿qué es un cuerpo sano?

¿cuál es la diferencia entre EL cuerpo y el mio?

¿quién puede ejercer sobre él?

¿cuáles son los elementos de identidad?

el ADN … ¡a guevo!




SANGRE

                                                                                    ¿asco?                    no moverse da asco…. y no las varices como tal -obviedad suprema-  sino  nunca llegar a sonrojarse, a derramar adrenalina como asesino, como extensión del cuerpo a trasplantarse.

La vitalidad misma

Hoy pudiste haber sido una prostituta.


De hecho, cada vez que portas esa chamarra barata te sientes asi; otros días igual y hasta una rock star en decadencia. No te molesta porque esa chamarra es tu favorita.

Ahora ¡no pudo ser el encuentro de un pervertido con una inocente damisela!! – cuando un carro se te acerque en la calle ¡no hagas caso! y aunque te ofrezca dulces…. échate a correr….- te dice tu papá. Este no es el caso porque has estado pensando en lo oportunistas que podemos ser los hombres pero…. ¡tienes que aceptarlo! tu también lo eres y has disfrutado que todos seamos así.

Volviendo a lo que pasó. , te acercas. Recargada en la ventanilla cualquiera hubiera pensado mas en una oferta sexual que en un servicio a la comunidad; pero sabes que….

esa noche, yo también te hubiera invitado un trago.

21:40 Me

Pues entonces…. las sacaré de la compu ¡qué hagan algo!

21:40 El mesías

¿Son tuyas? sé más explícita ¡Pareces chilanga!

21:50 Me

Jajajaja, lo soy

La primera foto la tome resentida, sí, resentimiento puro!

21:54 El mesías

Y la 5?

21:55 Me

Es mi regreso a la foto. Con esta me acordé lo mucho que me gusta la fotografía

21:50 El mesías

¡Oh, So romantic!

21:55 Me

naaaaaa!

21:56 El mesías

¡No digo!… dejando de lado la emoción, hay algo tipo alien: el octavo pasajero. Pero ¿sabes qué es exactamente? … sorry, lo tengo que decir

00:00 Me

¿quéeeeee?

00:01 El mesías

Pulsión sexual. Como en alien.

21:55 Me

¡naaaaaaa! dios me libre!!!

21:59 El mesías

Dios te libre OMG. Alien es un monumento al sexo. Hay algo acuoso en las fotos, más evidente, sexual. Parece semen. Es semen.

21:21 El mesías

Estás posesa de un fantasma. “Phantasma” imago.

Las otras son un registro un tanto superficial, claro que las puedes interpretar como se te venga en gana….lo cual es terrible. Los arranques literarios están a la mano

21:59 Me

¿qué lo interprete o el phantasma?

21:59 El mesías

Digo que hay algo más pervertido en el sentido más puro de la palabra, distorsión. No moralmente de distorsión de la psique… mejo sigue tomando. Un poco de riesgo no le va mal a nadie.

21:57 Me

¿No entiendo la relación con Lourdes?

21:57 El mesías

¿Para que las sacas de la compu? déjalas y sigue tomando.

No me sigues ¡fatal!

21:58 El mesías

Regresemos. La foto 1 está en la línea de un posible discurso “interesante”

La 2, 3 y 4: No. Continúa por la línea de la 1. Hay algo, escatológico, burdo, interno, phantasmeatico, sexual; no sé a dónde lleve eso y que quiera decir

¿Qué es? ¿Cómo es? y ¿para qué es? (esto me lo enseñaron en la unam) es básico preguntarse eso, responderlo no. Es decir, lo interesante es que en las imágenes el discurso se vuelve complejísimo, más que en el lenguaje verbal.

Hay varias formas de ver

1. desde la forma

2. el contenido

3. la semiótica

4. el psicoanálisis

y desde dos formas discursivas: una fouculatina, la otra no tanto (digamos bajtiniana)

Yo lo vi desde el psicoanálisis porque creo que es la más evidente. ¡Ya me enrollé!

22:00 Me

¡No! está claro, o ¿no?

22:06 El mesías

Todas confluyen pero una es la más palpable. Lo interesante es cuando la forma se semántiza

(lotman-bajtín). La forma encarna un concepto o idea… o pulsión.

No digo que tú estés pensando en sexo, digo que la imagen se puede interpretar desde el sexo.

Lo que tú pienses o desees no me interesa. Como gente que ve o analiza algo construyen anécdotas, más o menos interesantes.

La 2, 3 y 4 son fotos con formas NO semantizadas y querer llenarlas de concepto es escandalosamente patético. Son forma y están trazadas desde la forma.

La forma como tal o pretendidamente “como tal” no tiene sentido en termino contemporáneo,

es regresarte 50 años atrás. Vivimos la era del significado ¡hello, el internet!

El significado es lo único que importa en términos del discurso. Des-significar una forma es un error histórico, artísticamente hablando. En realidad no se puede pero… por eso hay algo que se llama idea y que semantiza desde un inicio la forma.

El modernismo se acabó, el siglo XX fue un siglo de discurrimiento acerca del significado al grado que se corrompió su consigna con el post-estrcuturalismo pero lo que es válido hoy (y lo fue siempre) es la importancia de lo que quiere decir una imagen, por encima de la forma o incluyéndola. El significado es incomprensible sin un contexto, lo necesita para completarse como tal. Rollote que te acabo de aventar ¿cómo aguantas?

22:06 El mesías

Por tanto, esa foto (la 1) la tengo que ver desde adentro hacia afuera o viceversa. Quien discurre lo hace desde adentro, quien observa lo hace desde afuera; no puede ser de otra forma ¡es sentido común!

No puedo decir (cuando veo la foto 1): ¡ay, qué linda foto! Si lo hago se desparrama una ideología en este sentido mis pensamientos y emociones se vierten sobre la imagen.

Yo la arropo ideológicamente,  pero si la analiza más conce=ienzudamente buscando cierta objetividad. Oculto la ideología, la que me corresponde como observador.

Si hablé de pulsión sexual es porque tengo cierta info que me permite tipificarla así

y porque “creo” que es así.

Concluyendo:

la foto 1 es más interesante por:

a) tiene forma semantizada

b) es más interpretable desde varios terrenos

c) visualmente es más “compleja”

¡hello, estoy aquí!

;););););););););)

22:25 El mesías

He dicho todo… de “bote pronto”