Hoy pudiste haber sido una prostituta.


De hecho, cada vez que portas esa chamarra barata te sientes asi; otros días igual y hasta una rock star en decadencia. No te molesta porque esa chamarra es tu favorita.

Ahora ¡no pudo ser el encuentro de un pervertido con una inocente damisela!! – cuando un carro se te acerque en la calle ¡no hagas caso! y aunque te ofrezca dulces…. échate a correr….- te dice tu papá. Este no es el caso porque has estado pensando en lo oportunistas que podemos ser los hombres pero…. ¡tienes que aceptarlo! tu también lo eres y has disfrutado que todos seamos así.

Volviendo a lo que pasó. , te acercas. Recargada en la ventanilla cualquiera hubiera pensado mas en una oferta sexual que en un servicio a la comunidad; pero sabes que….

esa noche, yo también te hubiera invitado un trago.

Advertisements